Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces", símbolo del sentido común, el coraje y la determinación, sabio ermitaño, leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la

Mi foto
Intento ser como el tejón de "El viento entre los sauces",simbolo del sentido común,el coraje y la determinación, sabio ermitaño,leal con sus amigos, amante del buen tiempo y de los rayos del sol, y busco el equilibrio entre lo que yace bajo la tierra y lo que descansa sobre ella.

12/5/18

AÑORANZAS

Si me tropezaba, mi padre siempre me decía:

"Eso te pasa por mirar al cielo"
Y si me daba un coscorrón:

"Eso te pasa por mirar al suelo".

Cuantas cosas que añoro me enseñaba mi padre.


"Al subir a la montaña..., ten la vista clavada en la senda que conduce a la cumbre, pero que no se te olvide mirar lo que tienes a tus pies" (René Daumal).

2/5/18

PICO GAMONAL- BLINCAPEÑAS

Si las montañas fueran fronteras, en estas montañas que hacen de frontera entre las comunidades de Asturias y Cantabria no existen rivalidades,  ni fricciones entre las gentes que habitan de uno y otro lado.

Se comparte el paisaje, la vegetación, las peñas, los inviernos fríos, el viento, la belleza, el vértigo y la soledad buscada.
Quienes hemos elegido las montañas, sabemos que hemos escogido el camino acertado donde compartir todo aquello que nos ayuda a mejorar como personas, el haya viejo y arrugado  nos transmite toda la energía que lleva acumulada en el tronco y en las ramas durante tantos años.
El esfuerzo y el latido del corazón de quién camina a nuestro lado, nos descubre que a veces somos capaces de conseguir logros que jamás sospechamos...
Si miramos al suelo aprendemos que  las rocas que parecen muertas, están dormidas y por sus grietas  escapan la belleza y la vida.
Y si elevamos la vista a los cielos envidiaremos el majestuoso vuelo de las aves.
A los grandes pensadores les gustaba salir a andar y en alguna parte he leído que hay maneras de andar que son filosóficas. 
Nietzsche tenía un estilo de andar en el que buscaba sensaciones de energía y luz...
...Kant tenía un andar metódico, serio y disciplinado.
 Esos estilos de andar me han traído hasta aquí para mirar con intensidad y sin vértigo, un paisaje del que mi cuerpo quiere formar parte, integrarme en él, igual que se integran entre la peñas los senderos. 
Si no aprendemos a mirar es difícil  explicar lo que vemos, esos pueblos iluminados por los rayos de sol, mejor que con los ojos, se ven si los miramos con el alma, con la mente.
Los sabios en la antigüedad decían: "ten prisa por llegar a la vejez" pues consideraban que la vejez  es ese momento de la vida en que uno puede liberarse de todo y dedicarse al cuidado de uno mismo.
No hay que hacer marcas, ni batir tiempos...
...solo caminar aprendiendo a mirar y emborracharnos de paisajes. 
Peñamellera Baja, antesala de Los Picos de Europa y el Desfiladero de La Hermida se dejan envolver por la niebla.

Con el Grupo de Montaña ORZA

21/4/18

PLANETA DE PLASTICO

La cruda realidad hace que hoy en la cueva, el tejón tenga que mostrar fotos que no quisiera que vierais, pero que tristemente y cada día más, forman parte de este planeta anteriormente llamado tierra. 
Pasaron los años cuando de niños íbamos a la playa a jugar y competir, por ver quién cosechaba más conchas y cascaritas para convertirlas en monedas de cambio, y pagar con ellas por que nos dejaran lamer o mordisquear el cucurucho de un helado.  

Conchas y cascaritas de todos los colores, algunas parecía  que llevaran con ellas el arco iris dentro.
Hoy por los arenales solo se ven colores convertidos en bastoncillos para los oídos, en cartuchos vacíos de plomo de quienes practican el "noble deporte de la caza", en mil formas de envases de productos para la higiene, sin contar con mecheros, redes y otras artes de pesca.

¿Cómo es posible que teniendo los oídos tan limpios, no escuchemos las advertencias que nos hacen en los medios de comunicación a diario?.

¿Por cuánto tiempo  podremos seguir bañando nuestro limpio cuerpo en un mar que estamos envenenando?.

El planeta tierra está herido de muerte, mientras seguimos matando de un tiro a las aves y a los peces.


Pinchad en el enlace.




14/4/18

EL CANTO DEL CISNE

Pasado el primer instante de sorpresa, frotándose los ojos, por fin  vio al cisne que no quiso ser un ave real, aquel que alzando el vuelo, había cruzado los mares para huir de Inglaterra, donde todos los cisnes eran propiedad de la Corona.

Pero de nuevo,creyó llegado el momento de volver a extender las alas.

 Las profundas aguas del pozo Tremeo le hablaron del futuro y le dijeron que podía ser tan libre como todos aquellos árboles que  tantos años fueron su única compañía.

Él los vio crecer en todas las direcciones.

 A lo alto en busca de las nubes y del cielo.

 Su ancha y rumorosa sombra le dieron frescura las calurosas tardes de verano, sumergiéndose en el agua había visto que sus raíces no encontraban fronteras bajo el suelo. 
  Con su potente y rápido vuelo no tardó mucho en llegar a las marismas de Soano y fijó su residencia en el antiguo molino de mareas.

Allí sigue, feliz, dejándose llevar por el subir y bajar del agua, unas veces dulce y otras salada.

Tan enamorado del lugar que no piensa en el día, que ha de cantar para rendir cuentas al dios Apolo.


3/4/18

PINTO LO QUE VEO...

Caminaba por aquel angosto bosque una  tarde de invierno, en busca del cisne que vivía en las trémulas aguas del oscuro y tenebroso lago.

Un sendero helado desequilibraba sus inseguros pasos y su vista cada vez más borrosa le decía que aquella era una misión imposible.

Pero allí estaba el centenario cisne, que a decir de la leyenda creía que metiendo su largo cuello en las profundas aguas, recordaría su pasado y vería su futuro. 


Manet.


Pinchad en los enlaces.



26/3/18

EL SILENCIO-III

Siempre vuelvo cuando quiero escuchar el silencio, porque el silencio no se escucha igual en todas partes.

El silencio aquí es el esfuerzo, el sacrificio de una gente y un pueblo, que luchan de forma constante, para formar parte de esta naturaleza.

Hoy los montes no se ven verdes, un manto blanco lo cubre todo y los rayos de sol son tan tenues que apenas se posan sobre la nieve.

Fluyen lentamente los arroyos, tan lentamente como  el vuelo de los buitres, que con sus alas extendidas, aprovechan las corrientes de aire un poco más calientes.
En el silencio se oye silbar el frío viento que curtirá no se por cuánto tiempo, las caritas de los pocos niños que  dan por estos cabañas y estos valles sus primeros pasos.



Valles Pasiegos-"Los valles del Silencio".